Un estudio realizado por la Asociación Americana de Abogados reveló varios datos interesantes:

  • La depresión y el suicidio son comunes entre abogados.
  • El 44% de los abogados encuestados manifestaron que no recomendarían la profesión a un joven.


Sin duda alguna la profesión de abogado es una de las profesiones más buscadas a nivel global, debido a que tiene un amplio abanico de opciones que les permiten a los juristas vivir dignamente de la profesión, pero como todo trabajo, tiene su lado oscuro también.

A continuación te voy a mostrar 8 retos o desafíos que un abogado debe enfrentar en el día a día.

#1 Desafíos que un Abogado debe Enfrentar: alto estrés

Un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el 2016, revela que solo en la Unión Europea, el estrés laboral afecta a 40 millones de personas, pero apenas el 26% de las empresas europeas ha adoptado medidas para reducirlo.

Según la OIT, el aumento de la competitividad, mayores expectativas sobre el rendimiento y largas horas de trabajo contribuyen a que los ambientes laborales sean cada vez más estresantes.

El abogado no escapa ante esta realidad, debido a los retos y compromisos que debe afrontar en el ejercicio, tales como:

  • Los plazos
  • Las presiones de facturación
  • Las demandas de los clientes
  • Las largas horas
  • Las cambiantes leyes y otras demandas.

Combinando cada uno de estos aspectos hacen de la práctica del derecho uno de los empleos más estresantes del planeta. Lanzar en el aumento de las presiones del negocio y la evolución de las tecnologías legales.

 

#2 Largas horas

El aumento de la carga de trabajo y la disminución del personal se traducen en más horas de trabajo para los abogados.

Además, las demandas de la práctica de la ley global significan que muchos abogados deben estar disponibles para los clientes las veinticuatro horas del día. Los abogados de hoy trabajan más y más que nunca y las semanas de trabajo de más de 50 horas son muy usuales.

Agregándole a esto, las horas de facturación y el entorno competitivo actual ha obligado a los abogados a dedicar más tiempo a las actividades de desarrollo de clientes y de gestión empresarial. Como resultado, muchos abogados se quejan de la falta de equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

#3 Mercado de trabajo competitivo

Las ofertas de empleo para los abogados se han hundido. El aumento de las presiones competitivas ha obligado a muchos abogados a conformarse con empleos menos que ideales o cambiar de carrera por completo.

Los abogados de hoy se enfrentan a uno de los mercados laborales más sombríos de la historia; se han reducido los números récord de puestos de trabajo y los salarios se han desplomado. Un suministro constante de abogados junto con la disminución de la demanda, ha hecho que muchos profesionales del derecho a repensar el valor de un título de abogado.

#4 Presiones del Cliente

En este momento de grave incertidumbre económica, los clientes son más conscientes de sus gastos legales. Después de años de aumentos de facturación que superaron la inflación, los clientes están exigiendo más valor por su dinero y están forzando a los abogados a mantener las tasas de facturación razonables.

El mercado de una u otra forma podría no tolerar a abogados caros para realizar tareas que pueden ser realizadas más barata, rápida y eficientemente por la tecnología o por otros profesionales, como los asistentes jurídicos.

#5 Cambiando Paradigmas Legales

La práctica de la ley está cambiando drásticamente y los abogados ya no tienen el monopolio de la ley. Desde los técnicos de documentos legales hasta las oficinas virtuales de abogados y los sitios web legales de autoayuda, los abogados de hoy se enfrentan a la competencia de una variedad de fuentes.

#6 Tecnología

La tecnología ha transformado la práctica legal y, los abogados deben llegar a dominar una amplia gama de plataformas tecnológicas, desde las herramientas de revisión y gestión de documentos hasta el software de hoja de cálculo, presentación y facturación.

A medida que los abogados se vuelven más expertos en tecnología, la tendencia del mercado hacia la mercantilización, amenaza con tragar empleos mientras los abogados son reemplazados por la tecnología, en un esfuerzo por ofrecer servicios legales de manera más barata y eficiente.

#7 Outsourcing de procesos legales

No es una tendencia; la externalización del trabajo legal a tierras extranjeras es una realidad económica. A medida que más trabajo legal se envía a los trabajadores de bajo salario en el extranjero o centros regionales de entrega en tierra, muchos empleos tradicionales de abogados se están erosionando o desplazados por completo.

#8 Imagen Pública deficiente

La baja percepción pública de abogados que ha prevalecido en la sociedad. A pesar de la desconfianza generalizada de los abogados ha existido desde tiempos antiguos, el aumento de las tasas de facturación, juicios frívolos y noticias sensacionalistas de los abogados que se comportan mal, hacen poco para elevar la imagen pública de los abogados.

Es menester puntualizar que la abogacía en los últimos años ha subido el escalafón como una de las instituciones jurídicas más confiables; por citarte un caso, en España se hizo una encuesta sobre ¿Cuáles profesiones o profesionales generan más confianza? y dentro de las instituciones jurídicas, la abogacía quedó con mejor valoración ante la ciudadanía, por encima de los jueces.

Conclusión

Cada uno de estos desafíos que un abogado debe enfrentar a día de hoy, supone un reto que muy pocos juristas están dispuestos a confrontar para elevar la calidad en el ejercicio jurídico.

¿Qué piensas al respecto?, dame tu opinión en la sección de comentarios y comparte el post en las redes sociales.